La tierra prometída

La autopista se abría
Entre los desechos del fin de semana,
Hiriente y cercenante
Como un láser que separa
el día de la noche,
divide los mares y fisura los
agujeros negros que se desangran
en el horizonte;
Por ahí caminábamos
Como equilibristas
Al acecho del viento y de las marejadas,
Las luces de neón se distinguían
A lo lejos

Publicado por Amor &Poesia

soy un joven aficionado ala poesía en busca del verso perfecto...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: